Este pasado fin de semana, un grupo de hermanos cofrades, encabezados por el Presidente-Hermano Mayor de la Cofradía, realizo un viaje hasta la ciudad de Zaragoza al objeto de proceder a la reafirmación del hermanamiento entre las Canonesas Regulares del Santo Sepulcro y la Cofradía de Ntra. Señora de la Soledad y Santo Sepulcro del Redentor (Paso Negro).

Esta unión y confraternización espiritual de ambas instituciones, habría que buscar su origen allá por los finales del siglo XVII, en años posteriores a la fundación de la Cofradía que, como sabemos, tuvo lugar el 19 de febrero de 1664, aunque de las dos hermandades, la del Santo Sepulcro, existiera ya muy anteriormente.

Como bien decíamos, se establecieron contactos con la Orden de las Canonesas, para retomar y reafirmar ese hermanamiento espiritual con siglos de historia, concretándose la fecha del sábado día 10 de junio del presente año, para su materialización.

En esa mañana de sábado, a las 8:30 horas estábamos en la puerta de la Iglesia de San Nicolás de Bari, anexa al Monasterio de las Canonesas del Santo Sepulcro, para ser recibidos por las hermanas; una vez realizados los saludos de bienvenida, pasamos al interior del templo donde asistimos a la eucaristía, una celebración sencilla, profunda y compartida en comunión con las hermanas Canonesas y algunos vecinos asiduos a la parroquia. En el ofertorio, la hermana administradora solicitó a nuestro Hermano Mayor que explicara el motivo de nuestra presencia este día, así como diera lectura al texto del pergamino de reafirmación del hermanamiento, ofreciéndolo y depositándolo sobre el altar de celebración.

Una vez finalizada la santa misa, pasamos a la sala capitular del Monasterio, presidida por una imponente figura de Cristo Yacente en el Sepulcro, del siglo XVI, sencillamente impactante. Sobre una pequeña mesa se procedió a la firma y sellado del pergamino por parte de la hermana Ana, administradora de la Orden de las Canonesas, y nuestro Presidente-Hermano Mayor, Juan Pérez López. A continuación se produjo un pequeño intercambio de presentes, publicaciones y recuerdos entre ambas instituciones, explicando y departiendo sobre algunos de ellos; finalizado este sencillo acto, la hermana Ana llevó sendos pergaminos junto a la imagen de Cristo en el Sepulcro, como ofrecimiento de unión entre nuestras dos comunidades.

Después pasamos al claustro del monasterio, así como a la capilla interior de la orden, donde se nos fue explicando por la persona que ha llevado y ha hecho realidad ésta posibilidad de volver a unir a nuestras instituciones -colaborador y archivero de la comunidad-, nuestro ya querido amigo Vicente, la vida en el monasterio y de servicio a esa importante ciudad del antiguo Reino de Aragón, llevado por las Canonesas de la Orden del Santo Sepulcro durante los 9 siglos de presencia en Zaragoza. Unas explicaciones que nos llegaron al corazón y nos hicieron reconocer la gran labor desarrollada por las Canonesas en tan larga historia, de la cual también formamos parte nuestra cofradía.

Se respiraba un ambiente de espiritualidad, armonía y sencillez que a todos nos impresionó y que, seguro, han calado hondo en nuestras almas, suponiendo una experiencia única e histórica, tanto personal como para la propia Cofradía.

Terminada la visita, más de tres horas en el Monasterio de la Resurrección, así se conoce principalmente, que se nos pasaron muy rápidamente, procedimos a despedirnos tan cordialmente como fuimos recibidos, pero prometiendo volver pronto porque ha sido una auténtica experiencia espiritual y humana de confraternización por ambas instituciones que profesan el culto al Santo Sepulcro, del cual surge el verdadero sentido de nuestra fe, la Resurrección de Cristo, que da pleno sentido a nuestra vida cristiana.

Escribir un comentario:

*

Your email address will not be published.

© 2020 PASO NEGRO | Diseñado por SPEWEB

Huercal-Overa. "Ciudad Cofrade"