PRESENTACIÓN DE BANDAS Y ACTO RECOGIDA DEL GUIÓN REAL

Amigo lector, ha llegado la tarde del Viernes Santo, y sin querer se miran las veletas, para buscar la tranquilidad de que no lloverá.

Al terminar los Santos Oficios, se inicia la entrada en la glorieta de las bandas, que acompañarán los pasos en nuestra procesión. Es un acontecimiento de una gran alegría, que desborda de musicalidad, en un pequeño concierto de cada una de las bandas de música, que irán interpretando un par de piezas para todos los presentes en la glorieta.

Cualquier banda de música o agrupación musical se siente orgullosa de participar en el Viernes Santo huercalense. Tradicionalmente han participado en nuestra procesión bandas militares como La Legión, Academia General del Aire de San Javier, Guardia Civil, Brigada Paracaidista y un largo etcétera, así como formaciones musicales de reconocido prestigio como La Primitiva de Alcoy, La Artística de Buñol, Asociación Musical Virgen del Río, Granaderos Californios de Cartagena, Asociación Musical Martín Alonso, y tantas otras que sería difícil de enumerar.

Tras la presentación de bandas, y previamente a la salida procesional, tiene lugar amigo lector la recogida del Guión Real y de las autoridades que van a presidir oficialmente la procesión.

Para este acto, la Joven Guardia del Santo Sepulcro, portando los guiones de las distintas Órdenes Militares, se sitúa en el inicio de la Calle Alhóndiga, esquina con la Plaza del Cura Valera; y desde la fachada del casino, hasta la Casa Consistorial, forman una a continuación de otra, las bandas que van a participar en la procesión. Suena el toque de atención del cornetín de órdenes, para que encadenadamente las bandas interpreten el Himno Nacional al paso de Guión Real, así como de la Comitiva Presidencial, que acompañada del Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro, se dirigen hasta el Ayuntamiento, siendo recibidos a sus puertas por el Ilmo. Sr. Alcalde.

Este acto singular y genuino de nuestra Hermandad, tiene su origen en la Semana Santa de 1954, año en el cual se constituye el Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro de la Cofradía.

PROCESIÓN DE VIERNES SANTO I

Ya se ha cerrado la noche en el cielo huercalense, las manecillas del reloj apuntan buscando las nueve y media; todo es un ir y venir de nervios amigo lector, cuando parsimoniosamente se abre la puerta de la Casa de Hermandad, para iniciar su salida en Estación de Penitencia la Pontificia, Real, Venerable e Ilustre Cofradía de Ntra. Sra. de La Soledad y Santo Sepulcro del Redentor “Paso Negro”

Como un rito que cada año se repite, apenas se inicia el toque del himno nacional, comienza su salida la Cruz de Guía, un bello trabajo de orfebrería plateada, adornada con esmaltes, de entre los que destaca el correspondiente a la Virgen del Río. Esta bella obra fue realizada en el taller de orfebrería de los Hermanos Peris, de Valencia, en 1966. Es portada por mayordomos de la Cofradía que visten túnica negra ricamente bordada.

Le sigue el Estandarte del Paso, una obra maestra del bordado, realizado a dos caras, destacando en la cara anterior el medallón central con el escudo de la Cofradía y en la posterior, un Ave María rematado con corona real. Fue realizado en el año 1974, en el taller de Dª. Ángeles Vivancos, de Murcia.

Comienza a avanzar la procesión, y llega con toda su fuerza y humildad el paso de misterio de La Oración en el Huerto; un excelente grupo escultórico, obra del artista murciano José Noguera, que se incorpora al patrimonio de la Hermandad en 1953. Llama la atención la fidelidad con la que el escultor reproduce el ángel que en su día tallara Salzillo. Así mismo merece una especial mención, el vía crucis tallado en la madera, que circunda por completo los cuatro cuerpos del paso. Este bello conjunto se adorna con una palmera y olivo natural. Es precedido por un estandarte bordado en sedas y oro, en el cual destaca el rostro de Cristo (taller de Cristóbal Leal, de Lorca realizado en el año 1988), así como una bandera bordada en oro sobre raso morado, siendo su motivo central un Cáliz adornado con motivos florales, que fue bordada por las Damas de la Cofradía en el año 1958; completa este cortejo un grupo de penitentes con túnica y capirote negro y capa roja, ambos de terciopelo.

La procesión querido lector, ha llegado a las Glorietas, y tras el paso de la Oración en el Huerto, se incorpora desde el templo parroquial la venerada imagen de la Virgen del río, Señora de Huércal-Overa, que fuera Coronada Canónicamente por Bula Pontificia el Domingo de Ramos de 1965.

La corona de la Virgen, es una preciada joya realizada en oro, platino, plata y finos esmaltes, en el taller de orfebrería de los Hnos. Peris de Valencia, y fue sufragada por suscripción popular.

Ese mismo año y con motivo de la coronación, la Virgen procesionó en una espléndida carroza tallada en madera dorada, de estilo plateresco, obra del desaparecido artista almeriense D. Jesús de Perceval. En la actualidad, lo hace en trono de alpaca plateada, que estreno en el 25 aniversario de la coronación, obra del orfebre sevillano Manuel de los Ríos.

La primitiva imagen de la Virgen, desaparece en la riada que asola el sureste español en octubre de 1973, encargándose de realizar una nueva talla, el famoso imaginero murciano D. José M. Sánchez Lozano (restaurador del museo Salzillo de Murcia), imagen que fue bendecida el Domingo de Ramos de 1975.

La imagen de la Virgen, es acompañada de un grupo de penitentes con túnica y capirote de color negro ricamente bordados, y es precedida de un precioso estandarte bordado en oro y sedas sobre terciopelo celeste, en cuyo medallón central, destaca el rostro de la Virgen, y fue bordado en 1968, en el taller del Sindicato de la Aguja de Almería; posteriormente fue restaurado en los talleres de la Sección Femenina de Lorca. Ese mismo taller del Sindicato de la Aguja de Almería, bordó una bandera para la Virgen, sobre damasco azul y realizada en 1965 para los actos de la coronación. Ambas obras deben su realización a Dª. Luisa Sánchez Alarcón.

Se ha realizado una nueva bandera que sustituye a la anterior, bordada en oro sobre terciopelo azul, destacando la cartela central y la cenefa en técnica de hojilla, en los afamados talleres de Fernández y Enríquez de Brenes (Sevilla), siendo bendecida el Viernes de Dolores de 2004. La antigua bandera se está restaurando en estos mismos talleres y podremos admirarla de nuevo en nuestra procesión formando parte de nuestro rico patrimonio.

Y tras la Virgen, amigo lector, inicia su paso procesional el cortejo del Santo Sepulcro; eje de nuestra procesión, al cual la Cofradía da el realce, honor y culto, que requiere la conmemoración del Entierro de Cristo.

El cortejo es encabezado por el Estandarte del Santo Entierro, una filigrana bordada en oro, que adorna un medallón central en el cual destaca el cuerpo inerte de Cristo, que es sostenido por un Ángel (fue confeccionado en el taller de la Sección Femenina de Lorca, año 1976). Es seguido por la bandera, bordada en oro sobre seda roja, siendo el motivo central de la misma la Tiara Pontificia bordada a relieve y adornada con ramos vegetales, también bordados en oro por las Damas de la Hermandad, año 1954. Le sigue el grupo de penitentes que visten túnica y capirote bordado con el emblema de la hermandad, de color cardenal ambos, y capa de lana blanca con las cinco cruces del Santo Sepulcro.

Preceden al trono un grupo de seis penitentes con túnica y capirote en terciopelo de color negro, verdadera maravilla del bordado en oro con un rico y elaborado diseño en estilo gótico, realizado en el taller de Dª. Marisa Pérez Romera, de Lorca, en el año 2004. Estos nazarenos portan cuatro ciriales, naveta e inciensario, respectivamente, y fueron realizados en estilo gótico, en el taller de orfebrería de Eleuterio Aragón e Hijos, de Motril, el año 2003.

A continuación el Maestro de Ceremonias e inmediatamente, la imagen de Cristo Yacente (obra del imaginero Alanguas Puchet, realizado en 1948), que reposa en el interior de una preciosa urna, sobre un trono magistralmente tallado, de estilo gótico, obra del genial artista sevillano D. Manuel Guzmán Bejarano (1995).

La imagen de Cristo, realiza catorce paradas en otras tantas casas del recorrido, siendo recibida por las familias, que acompañadas del Maestro ce Ceremonias, asisten al Sacerdote que preside la Procesión, en el ritual de inciensar las cuatro cartelas del Paso, mientras la banda que acompaña al trono, realiza el toque de Oración.

Continúa el cortejo, con la Joven Guardia del Santo Sepulcro, Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro con su Guión; cerrando el cortejo el Guión Real, que precede a las presidencias de honor y oficial.

Al finalizar el paso de este largo y ceremonioso cortejo, llega amable lector el estandarte de la Ntra. Sra. de La Soledad “Virgen de los Dolores” que en su medallón central y en un precioso bordado en sedas, reproduce el busto de la Virgen, que es adornado con un elegante bordado en oro sobre terciopelo negro (taller de Cristóbal Leal, año 1986); le sigue la bandera, bordada en oro sobre seda negra, que luce un Ave María cubierta por corona real, que se adorna en su mitad inferior con un bello bordado de encaje en oro realizada por las Damas de la Soledad en el año 1959. Y tras los penitentes que visten túnica, capa y capirote (con una bella Ave María bordada en oro) en color negro, llega en trono bajo palio, la imagen de la Ntra. Sra. de La Soledad “Virgen de los Dolores” obra de uno de los más famosos tallistas del pasado siglo, el imaginero murciano D. José M. Sánchez Lozano; imagen que vino a sustituir a la que donara en 1947 Dª. Andrea Beltrán.

El paso es un bello trabajo de orfebrería, realizado en el sevillano taller de D. Manuel de los Ríos, cubierto por un majestuoso palio, bordado en oro, en cuya Gloria se destaca un excelente lienzo de María Inmaculada, de la escuela de Murillo, siglo XVII. El bordado del palio fue realizado en el taller de D. Juan M. González Hinojosa, de la Rinconada (Sevilla).

La imagen de la Virgen, viste saya, manguitos y fajín de terciopelo negro ricamente bordado en oro que fuera sufragada por la Agrupación de Horquilleros de la Virgen de la Soledad en el año 1995; va cubierta por un largo manto en terciopelo negro, espléndidamente bordado, con el Escudo de la Cofradía bordado en relieve, en la parte central del tercio inferior, es obra de la bordadora Dª. Carmen Escamez, de Cartagena, año 1972.

Preceden a la Virgen, un grupo de seis penitentes que visten túnica y capirote en terciopelo negro rica y bellamente bordados; las túnicas van bordadas en oro con profusión de grecas vegetales, así como un Ave María en la parte anterior y los distintos símbolos de la Pasión de Cristo, respectivamente, en la parte posterior de cada capirote; este grupo portan sobre cojines en terciopelo negro los símbolos de la Pasión, y fueron realizados en el taller de Dª. Marisa Pérez Romera, de Lorca, en el año 1992.

La Virgen es acompañada por las Damas de La Soledad, que visten una enlutada mantilla y llevan en sus manos, una vela y el rosario.

Cierra la procesión el Guión del Paso, que precede a la Junta de Gobierno de la Cofradía y tras esta, cuatro penitentes que representan a los cuatro pasos que conforman la procesión de esta Cofradía.

PROCESIÓN DE VIERNES SANTO II

whatsapp-image-2016-10-14-at-14-34-05

Después de haberse efectuado los traslados del Viernes de Dolores, Sábado de Pasión y Domingo de Ramos, la Hermandad procesiona en la tarde-noche del Viernes Santo con un cortejo diferenciado en cinco grupos: Grupo del Estandarte del Paso, Grupo de la Oración en el Huerto, Grupo de la Virgen del Río, Grupo del Santo Sepulcro y Grupo de Ntra. Sra. de la Soledad.

La procesión la abre el primer Grupo con banda de música y la Cruz de Guía y el Estandarte del Paso escoltados de nazarenos en terciopelo negro bordado en oro hasta la cintura y en el capirote, portando faroles. A continuación y perteneciente al siguiente Grupo procesiona el Estandarte de la Oración en el Huerto, portado y flanqueado por tres penitentes en terciopelo rojo bordado, con capa del mismo color y capirote bordado con el emblema de la Cofradía, siendo las túnicas del año 1979 y sus bordados de 1982.

Del mismo Grupo le sigue la Bandera de la Oración en el Huerto, de seda morada con bordados que representan símbolos de la pasión; grupo de penitentes con cirios, vistiendo túnica y capirote negro y capa roja; camareros de la Oración en el Huerto y el trono del grupo escultórico de la Oración en el Huerto portado por 45 costaleros repartidos en 9 trabajaderas, el Paso fue reconvertido a costal, conservando su ejemplar via crucis, en un prestigioso taller de Ecija en Sevilla.

El Estandarte de la Virgen del Río, portado y flanqueado por tres penitentes en terciopelo azul bordado y con capa del mismo color, abren el Grupo correspondiente, al que le sigue Bandera de la Virgen del Río en damasco celeste bordada en oro; Simpecado en plata representando la figura de la Virgen, popularmente conocido como “la bacalá”; y un grupo de veinte penitentes vistiendo túnica negra sin capa, ricamente bordadas y portando cirios.

El trono con la Santísima Virgen del Río portado por 52 horquilleros y acompañado musicalmente por la Asociación musical Virgen del Río de Huércal-Overa; va precedido por acólitos vestidos con dalmáticas azules con cruz alzada y ciriales y monaguillos en azul y blanco portando incensarios.

Los Camareros de la Virgen presiden el trono y los devotos marchan detrás de Ella con velas de promesa.

El Grupo del Santo Sepulcro abre con su Estandarte, portado y flanqueado por tres penitentes en terciopelo rojo bordado, con capa del mismo color; Bandera de seda bordada en oro del Santo Sepulcro y un grupo de penitentes con cirios, vistiendo túnica y capirote rojo y capa blanca con la Cruz del Santo Sepulcro a la altura del hombro.

Le sigue grupo de cuatro penitentes con túnica y capirote en terciopelo negro, sin capa, con bordados en oro tanto en el capirote como en los bajos de la túnica subiendo hasta la cintura. Estos cuatro penitentes portan bellos ciriales de estilo gótico.

Delante del trono gótico con la urna en la que descansa el cuerpo de Cristo yacente, portado por 70 horquilleros, van presidiendo los Camareros del Santo Sepulcro y el Maestro de ceremonias con vestimenta de Caballero del Santo Sepulcro.

A continuación el cortejo sigue formado por grupo de monaguillos; clero, acompañado de una representación de las Damas de la Soledad y un mayordomo de la Cofradía; grupo de penitentes de la “escolta del cura”, portando crucetas; banda de música; Guardia Joven del Santo Sepulcro portando banderines de órdenes militares y religiosas; Caballeros del Santo Sepulcro con guión; Guión Real portado por un mayordomo de la Cofradía y escoltado por miembros del ejército; Presidencia de autoridades civiles y militares; Presidencia de honor del paso; Guión del paso bordado en oro sobre seda negra; Presidencia del paso negro y banda de música.

El Grupo de Ntra. Sra. de la Soledad cierra la procesión con el Estandarte del mismo, portado y flanqueado por tres penitentes en terciopelo negro y capa del mismo color; Bandera de Ntra. Sra. de la Soledad en seda negra y grupo de penitentes portando cirios, con túnica y capa negra, llevando en el capirote bordado en oro un Ave María. A continuación procesiona grupo de penitentes portando símbolos de la pasión con túnicas negras profusamente bordadas en oro.

El palio de la imagen de Ntra. Sra. de la Soledad, sobre trono portado por 60 horquilleros, va precedido por los Camareros de Ntra. Sra. de la Soledad y acompañado por banda de música; Grupo de Damas de la Soledad con mantilla y velas; Presidencia de las Damas de la Soledad; Representación de cada uno de los pasos de la Cofradía y Banda de música.